[foto de la noticia]

¿Cómo descubrir su vocación profesional?

Publicado el 25-06-2008 por Raquel Goig / Madrid.

La frase "conócete a ti mismo" inscrita en el templo de Delfos recoge el principio que inspira el MAT, un método para cambiar el comportamiento, que recomienda conocerse a uno mismo para desarrollar su potencial y ser más eficaz. Miles de directivos se han beneficiado de él.

¿Conoce sus competencias? ¿Sabe dónde reside su talento? ¿Cree que trabaja en aquello para lo que ha nacido? Ayudar a las personas a encontrar una respuesta a cuestiones tan elementales es el objetivo del MAT (Metamodelo de Análisis Transformacional), una ciencia que muestra cómo está constituido el ser humano y cuál es la estructura emocional y sensorial que permite su pleno funcionamiento.

Preciada Azancot es la fundadora y presidenta de la consultora MAT21, empresa que divulga desde hace cuatro años esta metodología que se viene aplicando desde 1986. Ejecutivos de compañías como Caja Madrid, Repsol Corporación, Coca-Cola y Seur se han sometido a ella.

Azancot asegura que el 98% de los directivos desconoce cuál es su talento y su vocación. Y, precisamente, para descubrirlos y desvelar la potencialidad de cada uno, recomienda hacer uno de los cursos que imparte MAT21. Éxito en tiempos de crisis y Máster de dirigentes MAT son dos de los programas de formación que pone a disposición de las personas, en general, y de las empresas, en particular.

Hasta ahora, 6.300 directivos y 200 empresas se han beneficiado de esta técnica, aunque Azancot insiste en que "cualquier persona entre 15 y 80 años necesita saber para qué sirve y cómo ser más feliz".

Este sistema, aplicado con éxito a unos 120.000 casos, advierte que existen seis tipologías innatas al ser humano:
Reactivador: catalizador del cambio, confiado y solidario.
Promotor: hiperactivo, entusiasta, excelente vendedor, animado muy social e inmaduro.
Fortificador:
introvertido, discreto, tímido, sencillo, delicado pero con mucho aguante y paciencia.
Constructor:
organizado, detallista, trabajador, honesto y pulcro.
Revelador:
vitalista, rebelde, juguetón e independiente.
Legislador:
responsable, maduro y conversador brillante.

Pero, a diferencia de otras corrientes, no cree que esta clasificación sea una forma definitiva de ser, sino, como explica Azancot, "una prisión que limita el desarrollo de la persona y de la que debemos liberarnos. Nosotros ayudamos a las personas a identificar su tipología para detectar, después, su competencia, talento y vocación". Explica que, si por ejemplo, en un grupo de seis personas, cuatro se corresponden con el tipo legislador, "el equipo es muy responsable, pero resistente al cambio, rígido, aguafiestas y orientado al pasado".

Todos sus participantes coinciden en que es una metodología muy concreta y científica, que aborda conocimientos habitualmente menos tratados, como las emociones. José Manuel Soto, consejero delegado de Fonetic, era director general de Keon cuando aplicaron el MAT a todos sus empleados: "Informáticos, ingenieros y economistas aprendieron a conocerse a sí mismos, a comunicar y liderar equipos, por lo que mejoramos el ambiente de trabajo y los resultados de venta y beneficios".

Un caso similar es el de Ciriaco Yánez, director general de Vinatería Yánez, una empresa fundada en 1953 que empezó a aplicar el MAT hace un año. "Entendíamos que las ciencias gerenciales al uso adolecían del enfoque del valor de las personas que forman parte de un equipo, ya que no se potencia la capacidad de mejora e innovación de sus miembros, mientras que el MAT hace que cada uno dé lo mejor de sí mismo. Con ello, hemos conseguido mayor eficacia y rendimiento".

Fruto de estas experiencias, el MAT se ha consolidado ya como un método revolucionario, fácil de aplicar, que permite limar las asperezas de las personas y potenciar sus habilidades.