Qué es y para qué sirve el GMAT

Publicado el 21-03-2003 por

El proceso de admisión de alumnos en una escuela de negocios no es una tarea fácil. Hay muchos candidatos y el nivel formativo es elevado. Las escuelas de negocios hacen una primera selección exigiendo a los aspirantes los resultados del GMAT, una prueba estándar que mide los conocimientos del futuro alumno en matemáticas, lengua y escritura analítica y se realiza a través de Internet.

¿Cómo puedo preparar el ingreso en una escuela de negocios? Esta es la pregunta que oímos casi a diario. Como profesionales en el área de admisiones del Master in Business Administration (MBA), estamos en contacto con más de cincuenta mil candidatos al año procedentes de cuarenta ciudades de todo el mundo.

Muchas escuelas de negocios exigen que los candidatos aporten su puntuación en el Graduate Management Admissions Test (GMAT), una prueba estándar que mide los conocimientos en matemáticas, lengua y escritura analítica y en la que las preguntas, respuestas y trabajos se envían a través de la red.

El resultado final del GMAT incluye dos notas. Por un lado, el resultado de combinar las puntaciones de las pruebas de matemáticas y lengua que oscilan entre 200 y 800 puntos –la media está entre 400 y 600 puntos– y, por otro lado, la de escritura analítica que se puntúa de cero a seis.

Las materias
El GMAT se centra en el estudio de tres áreas:
1. La prueba de matemáticas tiene una duración de 75 minutos y consta de 37 preguntas. Su objetivo es averiguar el nivel del candidato en álgebra, geometría y aritmética. Las preguntas se dividen en dos categorías. La primera se centra en la resolución de problemas, donde hay que establecer cuál es el problema, calcular el resultado y elegir la opción correcta entre las distintas posibilidades que se ofrecen. La segunda parte se denomina valoración de datos y en ella el aspirante debe decidir si tiene información suficiente para responder a las cuestiones que se le plantean. La dificultad radica en la complejidad de las preguntas.

2. En la prueba de lengua dispone de 75 minutos para responder 41 preguntas divididas en tres apartados: comprensión escrita, corrección de oraciones y razonamiento crítico. La comprensión escrita consiste en leer un párrafo y contestar a tres preguntas de un total de cinco. Debe leer el texto atentamente, pero teniendo en cuenta el tiempo del que dispone. Por tanto, practique para aprender a leer de forma rápida pero eficiente. El segundo apartado es la corrección de oraciones. La prueba evalúa de forma minuciosa su conocimiento de la gramática. Así, es esencial revisar las reglas gramaticales del inglés. La tercera parte es el razonamiento crítico, en la que se pide analizar minuciosamente cómo está estructurada la argumentación de un texto, incluyendo deducciones, supuestos y aportaciones que ayuden a reforzar o rebatir dicho razonamiento.

3. La escritura analítica consta de dos apartados: un tema y una argumentación. La prueba no está diseñada para medir su conocimiento sobre los aspectos concretos del mundo de los negocios, sino para averiguar su habilidad para emitir un razonamiento crítico y comunicarlo de forma efectiva. Es decir, la intención es comprobar su habilidad para evaluar y expresarse en un inglés correcto. De este modo, es fundamental escribir oraciones claras y evitar errores gramaticales y de ortografía.
En el análisis del tema se le pide que tome partido y defienda su opinión. La clave está en identificar la parte más relevante, ya que a menudo la gente no responde a lo que se le pregunta. Asegúrese de que utiliza datos que aparecen en el párrafo para defender su postura.

En el análisis de la argumentación tiene que examinar los razonamientos que aparecen en el texto, citando los más fuertes y los más flojos y aportando ideas que refuercen el argumento. No se pide su opinión, sino que analice minuciosamente la que se expresa en el texto.

¿Cómo funciona el GMAT?
El GMAT es una prueba que se realiza a través de Internet y se va adaptando al nivel del candidato. Esto significa que la primera pregunta a la que responde se ajusta a un nivel intermedio. Si la primera respuesta es incorrecta, se le formulará otra de un nivel más bajo. Por el contrario, si responde correctamente, la siguiente será de mayor dificultad. Esto quiere decir que es crucial responder correctamente sobre todo las quince primeras preguntas, ya que de lo contrario será muy difícil remontar la puntuación y conseguir un buen resultado.

Dada la dificultad de ser aceptado en una escuela de negocios, es aconsejable empezar a preparar con antelación el GMAT. Puede realizar esta prueba uno o dos años antes del momento en que tenga pensado acceder a una escuela de negocios, de modo que después se pueda centrar en la búsqueda de escuela y eliminar una potencial causa de estrés. Así, si no consigue la puntuación que desea, puede tomarse el tiempo que necesite para mejorar sus resultados y realizar un segundo examen.

¿Cómo prepararse?
Sin duda, la mejor forma de prepararse para el GMAT es realizando tests del mismo tipo. Al inscribirse se reciben dos tests de práctica gratis. Úselos para comprobar si consigue la puntuación que necesita. Si no lo logra, considere la posibilidad de adquirir un libro especializado o acudir a clases. Éstas le ofrecen la oportunidad de preguntar sus dudas a profesores especializados, de modo que puede comprender los errores que está cometiendo y evitar repetirlos en el momento del realizar el test decisivo.

  • World MBA Tour: masters en once países